Año Nuevo

Miró a los cerros, y dijo -Pero no están verdes- con buen humor respondí que la paja era si de amarilla. Pero, y enfandándose por ello exigió – ¡Yo quiero que la paja este verde!- .

Un poco de imaginación luego de ver un verde jardín pero unos feos cerros amarillos y marrones. Se me va el año, bueno a todos, una marca en nuestro continuo día a día para asegurarnos la ciclicidad de la cosas.

Bueno nada cambiará entre el 12/31 y el 1/1, salvo un fiestero que podrías recordar por mucho. En fin como excusa para empezar de nuevo bueno deseos para este 2011.


El corazón en los lugares menos pensados