Una semana de docencia

Bueno, en realidad, son dos años lectivos y una semana.

Toda una aventura esto de ser docente, claro que no ha sido la tarea más fácil, la más divertida ni la que mejores resultados económicos me ha dado, pero al final es agradable, prometedora y satisfactoria (aunque aún ningún logro).

image

La pasada semana ha sido tranquila, con mayoría de clases introductorias, explicar las reglas de juego, el temario general y el panorama del curso.

El asunto es aún complejo, con una documentación de la programación en matrices imposibles de comprender, y un intento de adaptar un nuevo currículum, el de Ciencia de la Computación, a la EBR peruana.

Hoy empieza una nueva semana, y empieza también la titánica empresa de documentar cada día para poder validar estas ideas de Ciencia de la Computación.

Seguiré comentado.