Por que escribo

Estos últimos posts se han vuelto un poemario, a algún que otro le pareciese des-interesante, a algunos muy poéticos, pero en general fue y será siempre lo que quiero escribir, lo que siento en su momento. No he escrito, o terminado, aun esos artículos técnicos sobre web 2.0 o GNU/Linux que he ido publicitando, tampoco he escrito cosas divertidas, mucho menos colocado imágenes.

No no me confundas no escribo aquí como disculpas, escribo solo para comunicarte de que siento, de que quiero. No pretendo ser poeta, que no es mi profesión, las palabras salen tal cual y se parecen al verso y las escribo en noches, las escribo en parques, las escribo al sol y a la luna, a las estrellas, al amor, a la amistad, a las mujeres, a los hombres, a los niños; las escribo por que al decirlas el viento se las lleva, tantas fueron hijas de mi boca perdidas en el cielo, algunas las recuerdo y las escribo como cartas al futuro, pero otras tantas vagan ahí en el azul buscando un destino e iluminando mi camino.

Quiero decirte que esta semana que termina, fue de las mas activas en mi vida, voy a contarles lo que sucedió con cierta discreción de darse el caso:

Lunes: como siempre los lunes me invade el tedio el miedo y la desesperación. Termine ocultándome del mundo, así callando mis temores, hice labores domesticas. Así distraer la mente.

Martes: Con la promesa de cambiar mi lunes accedí apoyar en unas visitas de invitaciones, cuando fui escribiendo un poema perdido entre hojas, y acompañe a las personas en al tarea. Luego ya a la tarde necesitaba la compañía de un amigo, el destino me envío 4, Marizell, Crist, X y Dino, fuimos caminando y cenamos estrenando el nuevo chifa. Así durante el día escribí Esquiva muy corta muy rápida. Los 4 acompañantes de la noche decidieron que yo sería el que acompañe a Alodia en su cumpleaños que era al día siguiente. Con Dino ya acercándose la media noche probamos suerte en un bar nuevo donde me reencontré con un compañero de colegio, bebimos una copa de Machupicchu y cantamos en el karaoke, dos guapas señoritas estaban en el bar nadie mas que yo, Dino y estas señoritas cantando durante la media noche, pues cantamos una canción a dúo con la que llevaba el cabello castaño y con rizos, experiencia interesante, regresar a casa en taxi y esperar lo que venga.

Miércoles: otra vez a las tareas de inscripciones, despedida y todos tranquilos, tuve que ir a visitar al alcalde, no le encontré así mientras permitía a la hora pasar, mas no podía callar, tenia que hacerlo antes de los eventos de la noche y en unos momentos estaba caminando otra vez por la ciudad pensando pensando. La noche con un plan de cumpleaños algo elaborado, acompañe a Alodia durante su cumple. El lugar el mismo bar del día anterior, la sorpresa que otro grupo de chicas algo exaltadas inundaban el ambiente con gritos y chillidos, no nos quedamos atrás en el espacio a bailar nos pusimos, todo el grupo cumpleaños, con torta en un bar (vaya curiosidad). Y a media noche tal cual cenicienta deje a la cumpleañera en su casa.

Jueves: Día más tranquilo, pero la tarde era de no esperarse, ya que hace dos días que no llegaba el horóscopo, tarde de cine, noche de concierto. Primera rosa de mi vida, y por acompañante Carolina. : D

Viernes: ya tranqui el viernes, casi casi hablo con el Alcalde y luego ya no quería ver mas mundo, pase la tarde por casa, durmiendo y soñando ya en la noche escribí Tu compañía

Termino diciendo que miento, ya que una verdad a medias es una mentira completa, y no cuento todo lo que paso esta semana, pues prefiero guardármelo para mi y para ti que estas presente ; ).

4 Replies to “Por que escribo”

  1. Neyder, déjame decirte que al menos tienes vida; y vida interesante ehhh se nota por tu post ñ_ñ , en cambio yo me la tengo que pasar aburrido y a ratos siempre cae un buen libro.

    Saludos y que te la pases bien esta semana, nos estamos leyendo. 🙂

  2. Vaya semana Neyder, por acá estaremos entonces al tanto de los siguientes posts, que hasta ahora creía que era una manera de sacar en palabras eso que se acumula en el cerebro y corazón. ¡saludos!…

¡Opina!